Galapagos Science Center

El Centro Científico Galápagos sigue siendo un centro líder en investigación de salud animal


El Centro Científico Galápagos (GSC) de Carolina del Norte abrió recientemente sus puertas a un pequeño número de estudiantes e investigadores que regresan a sus modernas instalaciones en San Cristóbal, en Galápagos. Greg Lewbart fue el primero en llegar. Es profesor adjunto de la Escuela Gillings de Salud Pública Global de la UNC y profesor de medicina de animales acuáticos en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Desde su creación, hace casi 10 años, Lewbart ha realizado investigaciones en el Centro Científico de Galápagos. También ha realizado 21 viajes a Galápagos a lo largo de los años. Muchos de estos viajes se realizaron como parte de un equipo de investigación internacional que estableció parámetros de salud de referencia para las especies silvestres del archipiélago. Lewbart no pudo viajar a Galápagos en septiembre de 2020 debido a la pandemia. En su lugar, informó desde la distancia que el GSC se había asociado con el Parque Nacional de Galápagos para realizar una evaluación de lasalud de 30 tortugas gigantes juvenilespara que pudieran llegar a la naturaleza como parte de los esfuerzos de cría y repatriación del PNG para proteger esta especie.

Junio de 2021 fue una historia diferente. Después de casi dos años de estar ausente, Lewbart regresó al SGC para vacunar a la mayoría de los galápagos.

«Volver a casa, a San Cristóbal, al SGC, fue una experiencia increíble. Fue como volver a casa después de mucho tiempo. Fue fácil retomar el camino en 2019 gracias al apoyo de mis colegas y amigos del GSC, así como del archipiélago. Antes de salir a recoger datos y explorar diversos lugares de investigación, hubo muchos abrazos virtuales y cálidos reencuentros.

Centro Científico Galápagos

Lewbart, junto con un pequeño grupo, consiguió completar las evaluaciones de salud y evaluar 18 tortugas de San Cristóbal de seis años de edad. Todas fueron consideradas sanas y el PNG las liberará en la naturaleza en las próximas tres semanas. Esto fue sólo el principio. El equipo de Lewbart llevó a cabo valiosas investigaciones durante su breve visita a los leones marinos de Galápagos, las tortugas marinas verdes y el piquero de Nazca de España, cada uno con objetivos de investigación diferentes.

Lewbart fue testigo de cómo los leones marinos de las Galápagos necesitaban, y a veces necesitan, sangre para curarse de sus heridas. Lewbart estaba interesado en explorar si los leones marinos de Galápagos podrían estar dispuestos a aceptar sangre del mismo donante que los humanos. Lewbart, un equipo del GSC y del PNG pasaron dos días en Playa Man y Play de los Marinos para capturar leones marinos. También tomaron pequeñas cantidades de sangre de más de 20 leones marinos. El laboratorio de microbiología del GSC realizó 50 cruces. Es la primera vez que se realizan cruces con esta especie en particular. Lewbart se alegró de informar de que no hubo reacciones graves ni coagulación. Esto significa que hay muchos recursos disponibles para ayudar a proteger al león marino de las Galápagos.

A continuación, el equipo de investigación de Lewbart llevó a cabo una valiosa investigación para determinar si se podían encontrar microplásticos en las heces y los intestinos de la tortuga verde. Esto ayudaría a destacar los tipos y densidades de microplásticos presentes en las aguas de las Galápagos. Se eligieron dos lugares para recoger cincuenta tortugas verdes, uno frente a Galápagos y otro frente a Ecuador continental. Esto permitirá una comparación que nos ayudará a comprender mejor la extensión de los microplásticos que se encuentran en las aguas circundantes.

Lewbart realizó los últimos días del viaje a Española para realizar evaluaciones de salud, así como para medir el impacto de los turistas en el boby Nazca de Española. La toma de muestras de 108 animales fue posible a pesar de las difíciles condiciones, como los fuertes vientos, el calor y el polvo, y el requisito de recoger muestras de sangre en cinco minutos para obtener resultados precisos. Se tomaron dos muestras en lugares diferentes, una cerca de los turistas y otra en una zona remota. Esto se hizo para evaluar los niveles de estrés de esta especie y entender cómo el turismo podría estar afectando a su salud.

El reciente viaje de Lewbart a la SGC y a las islas Galápagos más grandes trajo consigo mucha esperanza y optimismo. Todavía nos estamos adaptando a la nueva normalidad después de la pandemia, por lo que es refrescante que los investigadores del GSC hayan sido invitados a continuar su trabajo vital para conservar estos animales icónicos y su entorno para el futuro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.